TIPOS DE NEUTRÓFILOS Y SU TRABAJO EN LA SANGRE


Los neutrófilos se caracterizan por ser células fagocíticas que brindan la primera línea de defensa o protección contra las sustancias extrañas que amenazan con perjudicar nuestra salud, y cumplen una función importante en la activación del sistema inmunológico contra la acción de agentes patógenos.

Estas células corresponden al recuento más elevado de todas las células blancas de la sangre, y se clasifican en dos diferentes tipos: neutrófilos segmentados (también llamados polígonos) y neutrófilos bandas. Aquí te contamos de qué va cada uno de ellos y cuál es el papel que desempeñan en nuestra sangre.

Neutrófilos segmentados

Se trata de los neutrófilos en plena etapa de madurez, los cuales poseen un núcleo segmentado por  al menos dos lóbulos diferentes. Estas células viajan a lo largo y ancho de los tejidos para combatir a los gérmenes y bacterias, y reaccionar ante los estímulos inflamatorios, y constituyen entre el 40 y el 50% de los glóbulos blancos periféricos.

Por lo general, se recomienda tener no menos de 1.500 y no más de 8.000 células por microlitro de sangre para garantizar la salud del paciente.

Neutrófilos bandas

Son los neutrófilos inmaduros que se identifican por la ausencia de lóbulos en su núcleo. Tal como supone su nombre, este tipo de neutrófilos posee un núcleo en forma de banda, dispuesto en torno a la periferia de la célula, y no presenta lóbulos ni filamentos nucleares visibles.

El conteo normal de los neutrófilos banda se emplea para calcular la inflamación, y los valores referenciales de estas células en la sangre suelen ubicarse entre el 3 y el 5% de las células blancas de la sangre.

Es importante que los valores de ambos tipos de neutrófilos se mantengan dentro de los rangos establecidos, a fin de evitar ciertas complicaciones como consecuencia de niveles anormales de estas células en la sangre.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…